Viernes histórico Vol.1

Creo que el primer Viernes dedicado a la historia o a las curiosidades de los videojuegos debería ser un clásico entre los clásicos. Un juego que imagino todos jugaríais alguna vez. Un juego como Tetris.

Confieso plenamente que Tetris es uno de los títulos que personalmente me parecen más agobiantes. Sigue la tendencia de los juegos ochenteros y casi de los noventa en la que el jugador está irremediablemente condenado al fracaso. Por eso me frustra, al igual que Pac-Man.

Sin embargo, disfruto igualmente con él, y creo que es toda una obra maestra en la historia del ocio electrónico. Como algo tan simple, puede realmente ser extraordinario.

Alexei Pajitnov, de nacionalidad rusa, fue su creador. Cuando parió la idea, trabajaba en la Academia de las Ciencias de Moscú, en la URSS, pero ya previamente, en su anterior trabajo, Pajitnov descubría que lo que le apasionaba realmente no era la electrónica, ni las computadoras, sino los puzzles.

Según él, encontraba rutinario y aburrido su puesto de trabajo, y lo que más deseaba era llegar a casa para investigar y solucionar nuevos puzzles y rompecabezas, su verdadera pasión.

Al trasladarse a su nuevo puesto en la Academia de las Ciencias, comenzó a desarrollar Tetris en su terminal Electrónica 60, una computadora fabricada en la Unión Soviética, en la cual utilizó solamente caracteres blancos, sobre fondo negro, para ilustrar la mecánica del título. Pajitnov confiesa que en aquellos tiempos contaban con tecnología similar al resto de occidente, pero por algunas razones, seguían trabajando con computadores híbridos, hechos de componentes de fabricación húngara, que no se equiparaban a los equipos electrónicos del resto de países.

En un principio planteó el juego como una ordenación simple de los tetraminós (basados en los pentaminós), en donde las piezas no descendían tal y como conocemos todos. Simplemente el jugador se encargaba de rellenar X huecos, rotando y ensamblando las piezas, casi como un rompecabezas habitual.

Más tarde concluyó que la idea no era lo suficientemente atractiva, y pensó que si las piezas fueran en descenso continuo, una por una, el sistema sería mucho más emocionante.

Aunque en un principio Pajitnov no comenzó una campaña de distribución personal, si lo hicieron algunos de sus compañeros, porteando el juego a diferentes computadoras de la época. El título fue interesando en diferentes sectores y traspasando fronteras. Por ejemplo, uno de los lugares donde Tetris gustó, fue en Hungría, en donde se programaron diferentes versiones para algunas consolas y computadoras de la época. A partir de Hungría, otras empresas europeas se interesaron por comprar los derechos del juego y fomentar su distribución tanto en el viejo continente, como en América.

Sin embargo, el surgimiento de Tetris coincidía casi con la caída del telón de acero en la aun inexistente Rusia, tal y como la conocemos hoy. La URSS contaba con una serie de legislaciones, que perjudicaban a las patentes y a los derechos personales de los desarrolladores y creativos como Pajitnov. Por ello, Pajitnov solo pudo conservar los derechos de Tetris durante un año (según tengo entendido, la URSS solo concedía ese periodo para finalmente apropiarse de los mismos). A continuación, la Unión Soviética comenzó a negociar con Tetris y a exportar el juego a países como EE.UU (en donde se sustituiría el lema “Desde Rusia con amor” del juego original, por un “Fabricado en Estados Unidos, creado en el extranjero”), obteniendo beneficios notables, que se distribuían en diferentes sectores gubernamentales del país comunista.

Seguro que estaréis pensando que Pajitnov se quedó calvo de tanto tirarse de los pelos, viendo como su propia patria se enriquecía en base a su idea personal. Pero todo lo contrario. Pajitnov se enorgullecía de ver como Tetris llegaba a todo el mundo y como miles y miles de personas aceptaban el juego con entusiasmo, aunque el dinero no llegase a montones.

Tal es así, que hasta 1996 no comenzó a recibir parte de los beneficios, ya que el año anterior, se trasladaría a Estados Unidos, para fundar con Henk Rogers, la Tetris Company, con la cual recuperaría los derechos de Tetris.

Hoy en día Pajitnov continúa siendo una mente plenamente creativa y un amante confeso de los rompecabezas (aunque confiesa que también le atraen los títulos actuales, como World of Warcraft). Y sigue dedicándose al desarrollo de títulos relacionados con los puzzles, como antaño. Participa activamente como diseñador en Microsoft, sobretodo desarrollando material para el bazar de Xbox360, como el popular Hexic, que podéis encontraros de serie con la consola. También adaptando o creando juegos para la plataforma MSN.

Alejándonos de la biografía del creador, existe un debate en torno al éxito mundial de Tetris. Es complicado encontrar una teoría acertada que destripe cual es el atractivo esencial del juego. La más extendida habla sobre el deseo y la necesidad que tenemos de ordenar las cosas, de generar un espacio en donde todo encaja. Es una idea bastante interesante y hasta cierto punto aceptable. Personalmente pienso que también pudo ser un boom progresivo. Un juego triunfa, su aceptación crece y termina por convertirse en un éxito mundial, que posteriormente se acepta como un clásico histórico, que nos atraerá debido a su status actual. Puede parecer casi como una moda, que finalmente encuentra su hueco y se asienta.

También cabe destacar que sin una acogida inicial, Tetris no hubiera tenido una repercusión de tal magnitud. En mi opinión, parte del éxito primario de este rompecabezas radica en la mecánica y el aspecto visual. A principios de los ochenta la Guerra Fría tocaba a su fin, pero la población mundial, sobretodo en los países desarrollados, seguía absorbida por las ideas relacionadas como los misiles a distancia, la carrera espacial, los cohetes.

Por ello desde los inicios de los videojuegos existió un componente bélico que salpicaba la mayoría de los títulos. Generalmente muchos se enfocaban a destruir naves, misiles, marcianos, amenazas del espacio y cualquier cosa que partiera del cielo… y creo que juegos japoneses como Pac-Man (1979) o Super Mario Bros (1983) abrieron esa brecha en la que asentar nuevas características inusuales en la industria. Los japoneses no estaban tan centrados en ese miedo escénico e inducido de la población occidental, así que podían centrarse en creaciones menos centradas en la actualidad y hasta cierto punto, más surrealistas (aunque también es cierto que Japón tuvo su éxito “bélico” con Space Invaders).

Quizá fue ese el atractivo de Tetris, un aspecto y una mecánica visual que seguramente ya se habían explotado con anterioridad, pero que ahora destacaban entre la marea de títulos con características similares. Incluso una parte sonora, versionando composiciones clásicas una detrás de otra, que no se adaptaba a las melodías existentes hasta el momento.

En fin, creo que hemos hablado largo y tendido sobre Tetris, un tema que da de sí. Pretendía dejaros con una serie de curiosidades sobre el juego, pero creo que por hoy es suficiente.

Nos vemos.

Anuncios

2 Responses to Viernes histórico Vol.1

  1. Trent dice:

    El Donkey Kong también lo sumaría a la lista de juegos ochenteros a los que estábamos destinados a fracasar…

    Gran entrada, sobre todo cuando recientemente se ha cumplido el 25 aniversario del Tetris.

    Espero que en próximas entradas cuentes las curiosidades, que nos dejas con las ganas.

    Un saludo!

  2. Marja dice:

    Muy buena, no tenía ni idea de que este hombre siguiera dando guerra. Y en Microsoft nada menos…

    ¡A ver si otro día nos cuentas esas curiosidades!

    Saludete!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: