Lunes Retro Vol.9

SH1

Hola gente.

Lunes Retro. Hacía tiempo ¿eh?

Los acontecimientos que han salpicado mi vida personal los últimos dos ó tres meses han sido los principales culpables de que no haya podido atender este blog como es debido. Y lo siento.

De hecho me he planteado cerrarlo ante mi indisposición. Aun sigo con la mosca detrás de la oreja, así que las cosas seguirán funcionando regular por aquí aunque esté menos liado por el momento.

Pero vamos a lo importante, toca visitar un juego de esos viejunos que tanto gustan. Podría seleccionar uno solo y colgarlo por aquí, pero hoy vamos a hacer una excepción de lujo repasando una de las sagas más terroríficas de la era del puro píxel.

Splatterhouse señoras y señores.

Quizá para muchos desconocido, Splatterhouse fue un precursor (incluso padre para muchos) del género terrorífico, violento y gore allá por el año 1988 cuando fue distribuido en forma de máquina recreativa por los salones nipones. Un beat em’up que más tarde sería trasladado a otras plataformas de carácter consolero como TurboGrafx-16 o a ordenadores personales de la época.

Un auténtico hit de ventas por su crudeza y su gusto por la sangre, algo que se repitió posteriormente con otras sagas como Mortal Kombat.

Una de las primeras pruebas que demuestran los niveles de violencia alcanzados por Splatterhouse sucedió apenas meses más tarde de instalarse en los salones de juego. Algunos padres protestaron por el carácter extremo del título, lo cual terminó en la retirada de muchas recreativas. Posteriormente localizamos el aviso parental en el port que se realizó a TurboGrafx-16, en donde la caja simplemente advertía a los tutores del supuesto chaval que jugase al beat em’up de Namco. Incluso a día de hoy, es el único juego de la plataforma que contiene este aviso. Curioso.

El argumento del primer capítulo no destaca lo más mínimo. Rick y su novia Jennifer están realizando un trabajo sobre parapsicología en la misteriosa mansión del Dr.West, conocido experto en la materia. Una tormenta gorda se les echa encima, así que optan por resguardarse en la casa. De repente los dos inquilinos son atacados por criaturas demoníacas y bichos de espanto que raptan a Jennifer, dejando a Rick inconsciente. Posteriormente el protagonista se despierta en el interior de la mansión, poseído por una máscara ceremonial inca que lo ha reconvertido en una especie de matón hipermusculado. A partir de ahí, el resto queda en manos del jugador.

Lo que sigue después es una retahíla de monstruos y demonios a los que destrozar vilmente. Las animaciones y los sprites son los suficientemente detallados (impresionaron en la época) como para ver la brutalidad aparente del juego. Sesos explotando, carne despedazada, cuerpos en descomposición que se derriten, vómitos corrosivos y hasta supuestos fetos malignos que nos atacan en un escenario de dudosa procedencia. Ahí es nada.

Además el transcurso del título se acompañaba con una banda sonora terrorífica que llegaba a estresar al jugador.

Como curiosidad cabe destacar algunos detalles que se censuraron en las posteriores adaptaciones de la recreativa. La máscara, símbolo del juego, fue modificada para difuminar el paralelismo con el personaje ficticio Jason Vorhees, serial killer de la conocida saga Viernes 13. El parecido es más que aparente y se evidencian las intenciones de los desarrolladores. De todas formas los cambios fueron mínimos, así que la referencia sigue intacta.

Otro cambio fue la supresión casi total de la sangre en los enemigos, sustituida mayormente por el típico moco verde para disimular (algo similar a lo que pasó en Carmaggedon 3).

La última modificación relevante y quizá la más misteriosa, fue desechar cualquier arma del juego que tuviese algún parecido con un hacha de carnicero, las cuales fueron sustituidas por maderos.

SH2

Mismo planteamiento presentaba la secuela Splatterhouse 2 en 1992, desarrollada de nuevo por Namco para la Sega Genesis. Tres meses después de los sucesos acontecidos en la mansión, Rick Taylor sigue sufriendo pesadillas relacionadas con la susodicha máscara. Esta tienta al protagonista a volver a la casa para ayudar a su novia. ¿Podéis imaginaros que hace Rick?

Trama similar, mecánica similar, enemigos similares… quizá un aspecto gráfico ligeramente mejorado y un sonido que superaba con creces a la primera entrega confirmaban un nuevo éxito para Namco.

En líneas generales poco más que comentar. Destacar solamente que el juego mantenía la advertencia parental debido nuevamente al contenido violento.

SH3

La saga tuvo su tercer capítulo un año después. Splatterhouse 3 salía de nuevo en la consola de Sega y se convertía en uno de los primeros juegos de la Genesis que contaba con una calificación para mayores de 13 años asignada por el Videogame Rating Council. Además de esta particularidad, fue el único Splatterhouse que no llegó a Europa.

¿Os imagináis el argumento? Ojo que este tiene un giro impresionante. Cinco años después del segundo Splatterhouse, Rick Taylor vive felizmente con su mujer y su hijo en una casa de Connecticut, adquirida gracias a su éxito profesional como economista en Wall Street. Todo va bien hasta que la máscara maldita (o la maldita máscara como queráis verlo) toma de nuevo a Rick, quien tendrá que volver a vérselas con el mal esta vez en su propia casa. Para variar un poco el objetivo de la saga, esta vez Rick tendrá que salvar además a su hijo David.

En líneas generales el juego sufrió una serie de cambios destacables. Se pasó al scroll en cuatro direcciones, ya que ahora el protagonista podía moverse en el escenario en vez de limitarse a viajar de izquierda a derecha. Los gráficos mejoraron notablemente sin ser tampoco ninguna maravilla y ahora podíamos ejecutar algunos movimientos nuevos e incluso agarres.

También se incluyeron algunos desenlaces alternativos a la trama principal haciendo que el jugador pudiese escoger entre salvar a una persona, a otra, a las dos o simplemente a nadie, decidiendo así el destino de Rick. Esto era posible gracias a que los escenarios dejaron de ser lineales y se convirtieron en una sucesión de caminos a seleccionar. De hecho contábamos con un mapa y avanzábamos por las estancias que nosotros considerásemos oportunas.

Además se introdujeron los “Eldritch Orbs”, una serie de perlas que se podían recolectar por los escenarios y que llenaban una depósito de poder especial. Posteriormente podían utilizarse para desatar una versión más bruta aun de Rick, lo cual ayudaba a borrar enemigos de la pantalla.

Splatterhouse 3 fue acogido por el público pese a sus cambios, ya que la mayoría de ellos fueron en positivo. Sin embargo algunos jugadores se alzaron en protesta por la irregular curva de dificultad que presentaba el título.

Sin más que comentaros, esta fue la última entrega de la controvertida trilogía.

El legado de Splatterhouse quedó vigente con los posteriores videojuegos que vieron en la violencia y el gore un filón publicitario. Muchos denominaron a esta saga como la precursora de los survival-horror, inspiradora de los posteriores exponentes contemporáneos. Atrás quedan los recuerdos y las pesadillas relacionadas con mansiones encantadas, demonios, monstruos horribles, cráneos y vísceras diseminadas por doquier y otras delicias escatológicas que convencieron y a la vez aterrorizaron a muchos jugadores hace ya más de 20 años.

Ahora Namco pretende revitalizar Splatterhouse en primavera del 2010 con un nuevo juego. Pero eso ya es cosa del futuro y no del pasado.

¡Saludos!

Anuncios

2 Responses to Lunes Retro Vol.9

  1. Trent dice:

    Qué saga tan brutal…

    El nuevo Splatterhouse (que creo que saldrá para XBOX360, o eso he visto en los trailers) me parece una sobrada muy grande xD.

    Y no dejes el blog, leñe, tu postea cuando puedas, que para eso sirve el RSS xD

    ¡Un saludo!

  2. John Wheel dice:

    O otra cosa no, pero sangriento era un rato. Recuerdo que en el 2 uno de los jefes eran bebes gordos ahorcados. No me parecía de los mejores beat’em up pero pasabas un rato divertido despedazando enemigos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: