Jueves de reflexión Vol. 24

diciembre 31, 2009

Bienvenidos al último jueves del año, amigos de la halterofilia.

Me llena de orgullo cerrar este 2009, año que vio nacer este blog gracias a nuestro querido amigo Mr. X y que poco a poco se ha ido convirtiendo en lo que es ahora.

Es por eso que, en nombre de todo el equipo de GameOp, doy gracias por el apoyo y la colaboración que hemos recibido por parte de vosotros, los lectores, porque como se suele decir, esto sin vosotros no tendría ningún sentido.

Para el día de hoy no voy a explayarme, ya que todos tenemos que estar con la familia y mentalizarnos para la borrachera de esta noche (recomiendo tomar Omeprazol antes de cenar, mano de santo, oiga).

Hemos visto a Mario siendo médico, mapache y practicando todo tipo de deportes. Mi reflexión es la siguiente: ¿para cuándo un puto juego en donde Mario trabaje de fontanero? Molaría salvar a Peach de una cañería infestada de cucarachas y llena de pelos de a-saber-dónde XD.

Espero que en este 2010 que entra no os falte salud, amor, dinero, sexo y, sobre todo, buenos juegos.

¡HASTA EL AÑO QUE VIENE!


Padres y Videojuegos

diciembre 26, 2009

Hola gente.

Como interesado en el tema que trata este mismo blog, normalmente me paseo por bastantes páginas webs que versan sobre videojuegos y que lo enfocan desde diferentes puntos de vista.

Existe un grupo de cuatro personajes que manejan un programa que se llama 4 Player Podcast. Debaten, opinan, bromean sobre videojuegos y ante todo vician todos los días un par de horas. Su programa se emite cada noche y poco a poco han ido pillando fama gracias al humor que le echan al asunto.

Hace poco leía en su blog algunas entradas antiguas y encontré una muy interesante y en la cual coincidía completamente. Podría intentar expresarlo a mi manera, pero creo que lo mejor es que traduzca literalmente el contenido de ese post, ya que vale su peso en oro. El autor del mismo es Travis Granger y en él hablaba sobre el ejercicio de ser padre y la compatibilidad con los videojuegos. Vamos allá:

“Creo que todo el mundo se ha dado cuenta de que los niños son realmente impresionables. Cualquier cosa que hagas a su alrededor podrá forjar su visión y su opinión de la cosas, así como su personalidad y sus decisiones en un futuro. Así que, procurando evitar los errores en el crecimiento de nuestros hijos, intentamos echar mierda sobre los videojuegos, diciendo que arruinan la vida de los niños, o que quizá estos les afectarán negativamente.

Ahora ¿Qué ocurre con otro tipo de entretenimiento como los libros, la televisión, la música o los deportes? Todas estas cosas pueden utilizarse como herramientas para educar o compartir lazos con tu hijo. Leerle un libro antes de irse a la cama, ver con él Bob Esponja, enseñarle cosas de música, verlo en sus acontecimientos deportivos. Todo esto puede realizarse entre padres e hijos y dar resultados muy positivos. Además pueden realizarse igualmente aunque en ellas se den momentos de violencia, ideas molestas, etc. Quiero decir, en una serie de libros que más gusta “a los niños”, Harry Potter, ¡¡¡La gente muere!!! Y es aceptable, compartimos la experiencia con nuestros chicos y podemos explicarles cosas sobre la vida y la muerte.

Los videojuegos son otro mundo. Parece que la mayoría de los padres ignoran los beneficios que se pueden asociar a este tipo de entretenimiento. Si se usan correctamente, los videojuegos encierran tanta “energía positiva” como la que asociamos a los deportes, los libros o las películas. La única diferencia que veo es donde curiosamente encontramos la culpabilidad de los padres. Mientras que las películas son simplemente sentarse y ver, los libros sentarse y leer y la música sentarse y escuchar, los videojuegos requieren coger dos mandos y jugar mano a mano con tu hijo. Resulta cómico, los videojuegos pueden usarse para leer (RPG), para la música (Rock Band), para ser vistos evidentemente (Cualquier juego con gráficos apropiados) o incluso como herramienta para hacer ejercicio (Wii Fit, DDR). A pesar de esto, los padres siguen ignorando los beneficios y continúan forzando a sus hijos con otras opciones, en ocasiones poco apetecibles para el niño. Es fácil decir que los chicos deberían probar nuevas cosas, pero también es fácil decir que los padres deberían poner de su parte y explorar los gustos de los mismos. Un crío que encuentra la diversión en un juego no quiere sentirse obligado a practicar deporte con su padre, lo que quiere es que se siente a su lado y disfrute el juego como él. ¿Leer? No mamá, ven a doblar los personajes de Final Fantasy. ¿Qué? No quiero aprender a tocar la guitarra, prefiero que toques tú la guitarra y yo tocaré la batería en Rock Band. Seguramente ninguna de estas actividades equivaldrá a un deporte, a un libro o la música de verdad. Después de todo es un videojuego. Pero el niño no siempre quiere salir a jugar, o practicar algún instrumento. Un montón de padres fallan al no darse cuenta de esto. Lo que quieren es que su hijo ignore completamente los videojuegos, lo cual afecta de forma negativa al chaval. Haciendo caso omiso a una afición potencial, es muy fácil que el chico se sienta… no necesariamente no-querido, pero si equivocado por sus propias acciones y decisiones. Un niño no debería sentirse culpable por querer jugar a Crash Bandicoot, aunque si sus padres miran el juego con desdén, es probable que se sienta así.

Este es el plan para mi hijo.
Empezando a la edad de 6 años… Le entregaré una nueva consola por cada uno de sus cumpleaños.
Cuando cumpla seis, le daré mi Atari.
A los siete, mi Game Boy Color.
A los ocho, la Nintendo.
A los nueve, la Sega Genesis.
Y así sucesivamente. Mi hijo quizá termine odiando los videojuegos, o quizá ni le gusten. Pero eso será su propia decisión. No voy a quitárselos ni a actuar como si fueran a desviarlo de una vida normal. Voy a compartir todas las actividades con mi hijo. Me gusten o no, quiero intervenir en ellas. Lo haré. Voy a ser un buen padre. No uno que esté asustado por las nuevas tecnologías, o que esté pensando en salir a jugar fuera con su hijo continuamente.
Odio jugar al fútbol, pero maldita sea, jugaré si es lo que quiere mi hijo.
También pienso patearle el culo al Halo.”

Ojala muchos padres fueran así y ojala nosotros seamos así con nuestros hijos.

Un saludo.


Sábado Iracundo Vol. 8

diciembre 26, 2009

Cuando era un crío leía Micromanía y sufría. Allí estaban los juegos que yo quería, pero como mi ordenador no era muy amistoso con… digamos las tres dimensiones, no había posibilidad de que esos juegos cayeran en mis manos. Años después, cuando pude poner mis rechonchos dedos sobre ellos, eran todo lo que esperaba y más.

Curiosamente, nadie recuerda la mitad de esos títulos. ¿Saben lo que realmente me saca de mis casillas? Los juegos que, a pesar de ser originales y entretenidos, caen en el más absoluto olvido.

¿Qué ha sido de Giants: Citizen Kabuto? Ansiaba ese juego como Link en su versión CD-I ansiaba bombardear dodongos. Cuando pude jugarlo, la sensación fue indescriptible. ¿Ya nadie se acuerda de un título tan curioso y lleno de humor? ¿No hay sitio para los alienígenas británicos y las bestias giganórmicas en la memoria colectiva?

¿Nadie recuerda ya Sacrifice? Otro juego repleto de humor y con una mecánica lo suficientemente divertida, monstruos originales y mitología memorable apenas recordado, pero hoy en día descargable desde Steam (alabado sea).

¿Y qué hay de Messiah? Demonios, controlar a un angelito y poseer desde policías a ratas en un futuro de cuchufleta que necesita ser salvado, y, ¿He mencionado que es obra de Shiny? Divertido hasta en las fases que requieren más sigilo (y esto lo afima alguien que detesta el sigilo).

Así es la vida. Dentro de unos años es posible que la mitad de los juegos que ahora jugamos no sean recordados, algunos joyas en cuanto a calidad y diversión, mientras otros iguales o incluso peores seguirán siendo mencionados, sólo el azar sabrá por qué. En estas fechas tan entrañables (y llenas de ira navideña) haced memoria, desempolvad aquellos viejos juegos que tanto os divertían y que ya casi nadie recuerda, esos Gobliiins, Oddworlds y Dungeon Keepers, quizá no las mayores obras maestras, pero maravillas de la diversión con sabor a nostalgia.

¿Qué? ¿Que no me ha quedado muy iracundo? Cierto, debería cambiar el tono del artículo.

¡¡Por el amor de todo lo sagrado, estos juegos son malditamente originales, divertidos y otra vez originales!! ¿¿Cómo demonios puede ser que no sean recordados todo lo que se merecen?? No logro entenderlo. Estos juegos deberían servir de ejemplo a las grandes compañías que siguen haciendo juegos que plagian argumentos de Hollywood o se basan en reciclajes de juegos antiguos. Tras tanto tiempo cabría esperar una gran cantidad de juegos rompedores, no el pequeño bastioncito que existe. Voy a meter la cabeza en el horno un rato.

Felices fiestas.


Jueves de reflexión Vol. 23

diciembre 23, 2009

Muy buenas, amantes del offset cuatricromía.

Odio a Dante. A Dante, a Kratos, a Nero y a la bruja zorra esa de Bayoneta. No les soporto, no aguanto a los personajes que van de guays. Porque una cosa es ser guay y otra ir de guay.

Gordon Freeman es guay, Mordecai es guay, Spiderman es guay, no les hace falta tener ese aire de superioridad y prepotencia para que la gente diga: “de mayor quiero ser así”.

¿Que a qué viene todo esto? Pues la verdad que no lo sé, pero tenía ganas de soltarlo.

Y a vosotros, ¿existe algún personaje que os dé cosica verlo?


Martes Flash Vol. 11

diciembre 22, 2009

Saludos y bienvenidos a una nueva entrega del Martes Flash (debería llamarse Miércoles Flash XD). Tras dos semanas ausente por motivos relativos a los estudios hoy os voy a presentar 3 juegos de píxeles gordos:

Dino Run

Eres un dinosaurio y… ¡tienes que correr por tu vida! Caen meteoritos del cielo y si no corres lo suficiente te alcanzará el dino-apocalipsis. Salta, esquiva, come, salta… la mecánica es tan básica que resulta bastante adictivo. Y tened cuidado, si os quedáis atrás tendréis el apocalipsis pegado al culo antes de que podáis decir archaeopteryx y eso da bastante angustia.

Infectonator!

Coincidiendo con una conversación que sostenía con Mr. X sobre cosas de zombies encontré, allá en Newgrounds, este curioso juego. Principalmente consiste en propagar una infección zombie sobre un grupo de supervivientes y matar a x personas en el menor tiempo posible, pues la partida se acabará a los 60 s de juego. Asi que tómate tu tiempo y elige el punto correcto donde propagar el virus y asi no perder ni un segundo.

Un juego como este no podía pasar sin añadirle mejoras, ingrediente mágico para convertir una chorrada en flash en algo adictivo, asi que puedes mejorar desde la velocidad de los zombies hasta el radio de propagación del virus.

Today I die

Último juego de píxeles gordos de hoy y un espécimen bastante raro entre los juegos flash. No sé si definirlo como juego; tiene unos elementos, tiene interactividad con los mismos, encierra algo de puzzle y, por supuesto, es flash, pero me recuerda más a una composición artística, por llamarlo de algún modo, que a un juego. De todas formas es muy recomendable probarlo, que aunque sea muy cortito sigue siendo una cosa peculiar.

Bueno, os dejo probándolos, espero que disfrutéis. La próxima semana igual hago una giga entrada de fin de año con una gran cantidad de juegos flash y alguna web, asi que pasadme juegos para poder añadir a la lista.

Hasta otra.


Sábado Iracundo Vol. 7

diciembre 19, 2009

Así como un hombre es una miserable pila de secretos, un juego en desarrollo es una gran pila de ellos. Cada gota de información que nos llega de los juegos nuevos es casi siempre motivo de hype e ilusión en el fandom. Pero, ¿Qué pasa cuando luego llega el juego? A veces cubre las expectativas o las sobrepasa, como en el caso de Portal o Bioshock, pero como esto se llama Sábado Iracundo, es obvio que no vamos a hablar de esos casos.

El caso de Epic Mickey es un caso interesante sobre el que hablar, tiene a los fans divididos. Las primeras noticias sobre el juego vienen en forma de alucinante arte conceptual en el que vemos mundos derruídos, extraños seres mecánicos y parajes grotescos basados en el mundo de Disney. Por supuesto todo el mundo se volvió loco, y más tras saber que era un proyecto de Warren “Deus Ex” Spector en persona. Más tarde todavía se descubre que el villano sería Oswald el conejo de la suerte, primer personaje creado por tito Walt y abandonado por problemas de copyright.

Todo bien, ¿no? Pues no tanto. Llega la noticia de que posiblemente el juego sea exclusivo de Wii, se ven unas primeras imágenes in-game y la opinión se divide.

Aunque en este caso yo soy optimista, en otros casos la cosa ha sido distinta, y mis estanterías pueden mostrar unos cuantos juegos que pintaban muy bien y son una birria.

Ya veréis cómo nos reiremos el año que salga Duke Nukem Forever.


Jueves de reflexión Vol. 22

diciembre 17, 2009

Hola de nuevo, amantes del abedul.

Hoy hablaremos de las sagas que ya no son lo que eran. Durante estos últimos años hemos visto cómo franquicias que tenían un futuro muy prometedor se han ido al traste a causa del ansia de dinero de sus productoras. Algunos no innovan nada año tras año, otros tienen un cambio demasiado radical o pierden calidad y jugabilidad…

Vayamos, sin más dilación, a las sagas venidas a menos:

Resident Evil: Aún me sigo preguntando el por qué del cambio tan radical que sufrió en RE4. Es posible que se estuvieran estancando un poco, que ya no se llevaran los juegos con texturas pre-renderizadas y necesitasen un lavado de cara, pero creo que el cambio fue excesivo.
A pesar de ser un título increíble no nos encontramos en un RE. El cambio de cámara puede tener un pase, pero creo que en la historia salta el tiburón: una cosa es liarnos a tiros en una ciudad infestada de zombies de toda la vida, seres humanos infectados por un virus y blah blah blah, pero otra bien distinta es que la Guardia Civil sepa hablar inglés. Fuera coñas, lo distinto es disparar a un infectado en la cabeza y que salga una langosta más grande que el cuerpo del pobre infeliz.

Final Fantasy: La razón por la que la pongo en esta lista es porque creo que nos están saturando con tanto título. Antes uno decía: “anda, van a sacar otro Final Fantasy” y se tiraba meses esperando a que saliese el juego. Sin embargo, ahora siempre digo: “joder, otro Final Fantasy”. Es cierto que todos estamos esperando con ansia el FFXIII, pero mientras llega el día, nos sacan chorropotrocientos FF para NDS y otros tantos para PSP.

Metal Gear Solid: Leed el párrafo anterior intercambiando las palabras Final Fantasy por Metal Gear Solid. Ahora decidme que el MGS3 no salió para la NDS (ni ningún otro) y que no creéis que llegue a salir el MGSXIII. Os creéis graciosos, ¿verdad?

No pongo en duda que los títulos sean geniales, pero el hecho de que saquen tantos y tan rápido hace que se vaya ese aire épico que tiene la saga.

Mortal Kombat: No recuerdo ninguna secuela buena desde MK3. Todo era repetitivo y además muy cutre. Con la llegada de las consolas de 128 bits, la gente esperaba (o al menos yo) fatalities totalmente brutales y llenos de viscosa y desagradable definición, pero me quedé con las ganas. En vez de eso me encontré con grandes polígonos cárnicos y borbotones de sangre absurdamente grandes.
El único juego que le ha dado un poquito de frescura ha sido el mediocre MK vs. DC, título que se ve que vendió lo suficiente como para sacar a Midway del pozo de mierda en el que estaba metido.

Tony Hawk: Cómo me gustaba esta saga. Creedme cuando os digo que no me aburría en absoluto ni cuando llegó la serie “Underground”. El último que jugué fue el THUG2 (aunque también probé posteriores) y me divirtió mucho, pero se alejaba demasiado de lo que fue en un principio. La inclusión de algún miembro de Jackass unido a combos que bien podían durar 10 minutos, hizo que dejase de seguir la saga y me fijase en ese perfecto desconocido llamado Skate, juego que a pesar de llevar 2 años de vida, ya ha sido anunciada su tercera parte y corre el riesgo de convertirse en otra saga digna de estar en esta fatídica lista.

Need for Speed: Aún recuerdo la primera vez que vi el primer título de la saga. El coche chocaba, se rompían los cristales y caían al suelo. Flipa XD. Luego salieron títulos más o menos buenos hasta que llegamos (como pasó con el TH) a la serie “Underground”. El primero fue innovador y no os voy a mentir: me pasaba las horas muertas tuneando y poniendo vinilos en mi buga. El segundo fue más de lo mismo y el Most Wanted volvió a incluir las persecuciones policíacas que tanto se echaban en falta, pero Carbono, ProStreet y Undercover fueron pura mierda. Parece ser que después de tanto tiempo se han dado cuenta y más vale tarde que nunca. NFS Shift cambia radicalmente volviendo a sus orígenes y, sin haber probado cuán bueno o malo es el juego, es una cosa que agradezco. También han sacado NFS Nitro para NDS y Wii, pero eso es más parecido a un Burnout que a otra cosa.

Tomb Raider: Tampoco es que tenga mucha experiencia vivida con esta franquicia, pero la verdad es que todo lo que veo es más de lo mismo. Saltos gigantes, tetas más grandes aún, tipos que tardan 24 tiros en el pecho para morir y algún que otro ser sobrenatural. Creo haber leído por algún lado que tenían planeado un cambio de aire para las aventuras de nuestra querida Lara. Si es cierto, que sea pronto, porque de verdad que lo necesita.

Sonic: Ay, Sonic, mi querido Sonic. ¿Qué puedo decir que no sepamos ya de este magnífico personaje? Como acérrimo defensor de SEGA que era de pequeño creedme cuando os digo que la afirmación que voy a decir a continuación me duele más a mí que a vosotros: Sonic es una puta.

Desde que SEGA tuvo que vender sus derechos para poder ir al día siguiente a comprar el pan, este pequeño erizo azulado ha salido en multitud de títulos, cada cual de peor calidad (salvando algunas excepciones, claro está). RPGs, plataformas, deportivos, no hay apenas ningún género en que no le hayan metido con calzador para intentar sacarnos dinero. Con Sonic ya todo vale: ¿Sonic erizo-lobo?, pues Sonic erizo-lobo; ¿Sonic con espada?, pues Sonic con espada… ¿qué será lo próximo? ¿ver a Sonic en un FPS/TPS? Tiempo al tiempo.

Bueno, creo que ya me he explayado suficiente. Acabo de llegar a la cuarta página del Word y eso es algo que sólo hace Mr. X. Y recordad niños, parecerse a Mr. X no es bueno.

Volveré el jueves que viene, para alegraros un poco antes de la cena de Nochebuena.

¡Besitos y todas esas cosas!