Jueves de reflexión Vol. 48

junio 24, 2010

Buenos días a todos, amantes del pollo frito.

El artículo de hoy va a ser algo especial, ya que vamos a reflexionar como todos los jueves, pero esta vez sobre el propio blog.

Después de un año de entreteneros (o no) con nuestros siempre interesantes (o no) artículos, nos encontramos ante nuestra primera crisis existencial.

Las numerosas deserciones que hemos sufrido a lo largo de este tiempo ha mermado drásticamente nuestras filas, haciendo que podamos actualizar tan sólo dos veces por semana (Sábado Iracundo y el que estáis leyendo ahora). Este hecho hace que nos replanteemos la estrategia de actualización, ya que parece que el “sistema de días” no da el resultado que esperábamos con tan poco personal.

Se ha hablado de actualizar cuando se pueda con artículos grandes, de meter noticias más escuetas pero también más numerosas, de introducir pequeñas tiras cómicas semanales, de colgar podcasts. Se ha hablado de tanto que nos hemos quedado en el mismo sitio.

Ahora viene la que estoy seguro que es la pregunta más importante que os he hecho en todo este año: ¿qué cambios os gustaría que sufriera este blog?

Cualquier idea será bien recibida y tomada en cuenta para el futuro de este humilde site.

Parafraseando a John Kennedy: “No te preguntes qué puede hacer GameOp por ti, pregúntate qué puedes hacer tú por GameOp.”

Wee need you!


Impresiones E3

junio 20, 2010

Buenas gente.

Sí, lo se. Han pasado… meses supongo, desde mi última actualización. Supongo que recuperar las viejas excusas no ayuda en nada, así que no puedo justificar mi ausencia de ninguna manera. He meditado largo y tendido sobre este blog y quizá en las próximas semanas haya cambios para bien o para mal. No he podido actualizar tan a menudo como me gustaría en estos últimos tiempos, así que me veo obligado a tomar medidas.

Sin embargo hoy no estoy aquí para hablar de eso. El E3 se terminó hace unos días y tuve la fortuna de poder ver algunas conferencias, la mayoría, vía streaming.

Mis expectativas no eran enormes sinceramente. En plena crisis (tanto económica como de creatividad y originalidad) pensé que las grandes compañías se inclinarían por las jugadas más seguras, sin presentar demasiadas sorpresas. Pero lo que me encontré fue bastante peor que eso.

Existen como dos puntos que me han decepcionado de este E3, así que vamos allá.

Cuando salió al mercado Wii, empezamos a utilizar el término “casual” hasta llegar a cotas despectivas. Hemos llegado a un punto en que hay jugadores demasiado “cool”, que se llaman propiamente “hardcore” y que echan pestes continuamente contra los jugadores “casual”. Toda esa guerra me la trae floja, la verdad.

Yo no soy un “hardcore”, ni soy “cool”, ni juego 3 horas al día a Modern Warfare. Soy una persona que aprecia los videojuegos como lo que son, un entretenimiento digital con unas bases asentadas. Puedo jugar a algo como Gears of War y a la vez saltar de alegría con anuncios como Rayman Origins o el nuevo Donkey Kong. Me gustan los videojuegos buenos. Y no me gustan los sucedáneos estúpidos.

Y con sucedáneos estúpidos me refiero a este tipo de anuncios que tanto se han propagado en el E3 del 2010. Wii Party, Kinect, Move… presentándonos un montón de juegos horribles que hasta me dan miedo. Es cierto, son un verdadero peligro.

Esto me recuerda a cuando jugabas a hundir la flota con un boli y un papel a cuadros y después llegó ¡¡Hundir la flota!! ¡¡Electrónico!! “Oh sí, ya no tendrás que hablar para decir “Tocado” o “Hundido”… ahora la máquina hará todo el trabajo por ti”. Es como esos añadidos estúpidos que no necesitamos. Somos vagos sí, ¿Pero tanto?

Caso de Wii Party. ¿Para qué desempolvar tu Party&Co, por ejemplo, y salir con los amigos? ¡No! ¡Mejor quédate en casa con un bol de panchitos mientras juegas a Wii Party con una mano, tirando los dados con el mando de la Wii!

Es ridículo… completamente ridículo… poco a poco estamos sustituyendo unos usos que son completamente contemporáneos, útiles, necesarios, positivos… por simulaciones.

Caso de Kinect, haciéndonos una presentación super-ñoña con la niña y su tigre. Es la solución perfecta para los padres que necesitan una “niñera”. No come, no bebe, no mea, no caga, tampoco ladra, tampoco enferma… ¿Qué más podemos pedir? No da un puñetero problema y cuando querramos abandonarlo solo tendremos que pulsar el botón de OFF en la consola. Bravo. El futuro está aquí.

Si mi hijo quiere un perro, un gato, un pájaro o un pez, espero poder regalárselo cuando llegue el momento. Aprender a cuidar ese animal seguramente hará que tenga unas responsabilidades. En serio. Tener una mascota es una de las mejores cosas que te pueden pasar cuando eres un crío, hacedme caso.

Cuidar unos polígonos cuando te apetece y darle por el culo cuando te llaman tus amigos no te hace más responsable, supongo.

Muchos diréis que exagero, pero poco a poco esto crece, y mientras hoy algunos juegan al mus o al trivial para pasar el rato, mañana jugarán desde el sofá a Wii Mus y Trivial PS3.

La retahíla de facilidades que han presentado este año en el E3 te deja frío. Sale un tipo diciendo que ya no tendrás que darle a Play o Stop en el mando del DVD o de la consola, ahora con decir la palabra adecuada, la consola hace el resto. ¡Gracias Microsoft, me habéis ahorrado 12 Kilocalorías!

A su vez, también puedo imaginarme como funcionará el reconocimiento por voz:

– “Xbox, apágate”
– “Formatear disco duro, ¿Desea realmente formatear disco duro?”
– “¡No!”
– “Formateando disco duro, por favor, no apague la consola”

Por no hablar de los títulos tipo Sports. No respires aire puro, no salgas al parque, no te relaciones con otros seres humanos, cómete una magdalena mientras haces esgrima, es lo mejor para ti y para ti cuerpo…

Joder, quiero salir a correr fuera. Quiero cansarme, sudar y cuando esté a mitad de camino, empiece a llover y tenga que seguir corriendo, mojarme, pisar un charco, que el viento me sople en los oídos, que la gente me mire raro al pasar con el coche y me salpiquen, que llueva más fuerte, que el viento y las gotas me golpeen… ¡Eso es deporte! Y no esta basura que nos proponen ahora, ostias. “¡Que nos estamos atocinando!” como diría el genial Emilio Duró.

¡Y lo peor es que los usos se multiplican! ¡El día de mañana podrás hacer todo lo que quieras, pero sin salir de tu casa! En fin…

Caso de UbiSoft. En mitad de la conferencia salen unos tipos disparándose como críos, haciendo el paripé. Después de destorcer el culo que se te había torcido previamente, te explican de que va la fruslería. Sale un fulano entrado en años diciéndote que es un juego de pistolitas electrónicas, con munición electrónica, targets electrónicos, localizadores electrónicos ¡y hasta una base de datos que contabiliza los puntos que has hecho!

La revolución macho, algo que hace 10 años hacía yo con mis amigos y cuatro pistolas de agua (incluso algunos globos, ¡Que originales éramos de aquella!) por cuatro duros, y bien que lo pasábamos cojones.

El invento costará ciento y tantos euros imagino. Vamos, la gloria bendita el invento, estoy esperando que lancen ya el Frisbee con contador digital de revoluciones por minuto, así como una peonza 3D con el mismo sistema y a poder ser WiFi incorporado, para poder compartir mis mejores lanzamientos con el vecino.

Llegado este punto, me detengo.

Diréis “Nadie te obliga a comprarlos/jugarlos”. Evidentemente que no, ni pienso hacerlo oye. Pero es que la industria se ha olvidado de que tú y yo existimos. No soy un jugón clamando por títulos “hardcore” hermano. Soy una persona a la que le gustan los juegos y que ve como las compañías cada vez tienden más al mercado global y totalitario, en detrimento de los verdaderos “jugones”.

No los culpo, al fin y al cabo son empresas que luchan por ganar dinero. Nunca olvidéis eso, amigos.

¿Qué espero entonces? No lucho por la creación de nuevos títulos de marines espaciales destripando marcianos, ni por soldados heroicos masacrando moros, ni por nada de eso… parece que las desarrolladoras ya cubren el cupo de los jugadores “clásicos” (o lo que ellos entienden por “clásicos”) lanzando a día de hoy ese tipo de títulos.

A mi no me convencen, la verdad. Sigo esperando la magia que había antes, el equilibrio entre historias crudas e historias preciosas, personajes duros y personajes encantadores… ¿donde ha quedado eso ya? ¿Es que ahora todo son heroicidades movidas por el odio y el homenaje a lo gore?

Por eso me alegré tanto de ver el nuevo Rayman y por eso me alegré tanto de la conferencia de Nintendo, porque mostró juegos que aun nos sorprenden, sin hablar de disparos, muertes, sangre, miembros mutilados y enemigos escupiendo bilis por la boca. Si eso es ser hardcore… entonces mal vamos.

Espero que esta tendencia no continúe durante mucho tiempo, porque a este paso, dejo de interesarme por consolas o por títulos venideros. Sabiendo a lo que aspiramos… a matar usos cotidianos y encarnar a mercenarios desalmados. En fin.

Dejo este tema y me centro en el segundo punto, espero que mucho más corto que el anterior. Me resumo: Si la industria de los videojuegos y el ocio digital factura más que la música y el cine juntos. ¿Como podemos tener esa m***** de imagen?

Y me refiero a TODO en general. Conferencias y conferenciantes, actos y actores, demostraciones en público, exposiciones, expositores, etc. Y lo que es más, ¿Como estamos tan limitados creativamente?

Son dos cosas muy diferentes, pero relacionadas hasta cierto punto.

Desde mi punto de vista es decepcionante ver una conferencia del E3, sea de la compañía que sea. Presentadores que parecen robots leyendo el teleprompter, aplausos igualmente medidos, chascarrillos sin puñetera gracia para animar al personal, datos estúpidos cada dos por tres, actitudes fuera de lugar, puñaladitas a las competidoras… horrible, horrible y horrible.

Más tristes son los numeritos que se montan a veces, como el que os comentaba anteriormente con las dichosas pistolitas de UbiSoft.

Solo había que mirar la cara de algún asistente del público pensando “¿Que coño hago aquí?” o “Por favor que nadie me vea”. Los paripés decepcionantes se suceden cada año, pero es que cada vez son más sangrantes y este año me han tocado la fibra.

En vez de ir para adelante vamos para atrás. En vez de hacer unas presentaciones dignas de una industria sólida y de confianza, hacemos ponencias cutres de instituto en las que solo faltan ganchitos al final, para que todo el mundo esté contento. ¿Como nos van a tomar en serio de esta forma?

Y lo mismo ocurre con los lanzamientos que se proponen. El E3 es una de las ocasiones más importantes para demostrar que tanto los desarrolladores como los jugadores son gente seria, madura e inteligente (que la hay eh). ¿Y que hemos hecho en estos últimos años? Enseñar una y otra vez los mismos títulos, las mismas mecánicas, usos, personajes, guiones… No salimos del paso. Todo el mundo diciendo que Japón está en una crisis creativa ¿Entonces nosotros donde estamos? ¿En la Edad de Oro?

Ahora todos pendientes de las 3D, intentando que el juego que vendía hace 5 años, ahora sea nuevo, aplicando esta tecnología. Lo siento, pero a mi no me la cuelan. La originalidad ahora mismo está muy muy muy lejos. Como decimos siempre “Todo está inventado”, pero es que no hay ni una lucha por darle una vuelta de tuerca a lo que ya existe. Es así de triste.

Apostar a lo seguro parece ser la solución. La gente compra, las compañías crecen, y la vida sigue. Por mi parte en este E3 he perdido bastante confianza en el ocio electrónico. Mi interés decrece cada día, y a este paso me veo cambiando de afición en pocos años.

Sin más que decir me despido. Espero manteneros al día con el destino del blog.

Un saludo!


Jueves de reflexión Vol. 47

junio 17, 2010

Saludos, amigos de los amigos.

¿Qué os ha parecido el E3 de este año?

A mi Microsoft me ha decepcionado bastante y se van a comer un mojón con el Kinect ese, Nintendo sigue marcando el camino a seguir con su Nintendo 3DS (lo que va a vender esto, madre mía) y Sony tira de su chupachups y sus exclusividades ahora en 3D.

Poquitas cosas se pueden reseñar en lo que ha sido uno de los E3 más sosos de los que recuerdo, pero tampoco quiero extenderme mucho ya que sé de buena mano que muy pronto nuestro amigo Mr. X (sí, sigue vivo) hará un artículo al respecto.

Y todos sabemos lo mucho que le gusta escribir a este señor.

¡Nos vemos la semana que viene!


Jueves de reflexión Vol. 46

junio 10, 2010

Hola de nuevo, amantes del patito de goma.

Tengo poquito tiempo así que preparaos para la pregunta más insulsa e irrelevante de todo el blog: ¿cuál es vuestro género favorito? (¡toma pregunta simple!).

La verdad es que a mí me suele gustar todo tipo de juego, es lo que tiene ser un viciau.

Los que menos me llaman la atención suelen ser los de deportes y  de conducción. Los de estrategia me gustan mucho, aunque tengo que admitir que no se me dan nada bien.

Los de puzzles entretienen bastante y los RPGs me encantan pero me suelo desesperar si un juego es demasiado largo (algo absurdo, por cierto).

Normalmente suelo preferir sandbox, TPS (aunque si es survival horror, mejor que juegue otro que yo miro XD) y FPS, por muchos juegos clónicos que estén saliendo últimamente.

Y plataformas en 2D, eso siempre.

¡Besines!


Jueves de reflexión Vol. 45

junio 3, 2010

Hola de nuevo, amigos de las estúpidas redes sociales.

La verdad es que tengo mucha prisa y no sé de qué voy a hablar hoy, así que improvisaré.

Er… esto… tetas. Tetas. A todos (y todas, reconocedlo) nos gustan las tetas, pero… ¿no creéis que muchas veces los diseñadores de juegos se pasan tres pueblos?

En la gran mayoría de juegos siempre tiene que aparecer una tía estructuralmente perfecta con un buen escotazo para mostrarnos. Ejemplos tenemos a patadas: saga Dead Or Alive, Rumble Roses, Tomb Raider

Pero el sumun del machismo videojueguil lo encontramos en Lost Planet con el personaje de Luka que, como veis en la imagen  principal del artículo, luce un fantástico escote a pesar de encontrarse en un planeta a varios grados bajo cero. Bravo Luka, te has convertido en la más calientapollas del reino XD.

¿Qué más casos conocéis vosotros?

Besitos y recordad: La culpa es de los diseñadores, que las visten como putas.


Jueves de reflexión Vol. 44

mayo 27, 2010

Bienvenidos un jueves más, amantes de queso frito.

Hoy vamos a hablar del control en los juegos, una característica de los títulos de la cual no se habla a menudo, pero puede cambiar radicalmente nuestra experiencia al jugar, ya que de nada nos sirve que un juego tenga unos gráficos de infarto y un doblaje sublime si luego no se deja controlar en condiciones.

Me vienen a la mente un par de títulos en donde el control dejaba bastante que desear:

Sonic 3D: A lo mejor era culpa de mis inexpertas manos en el arte del 3D, pero la única vez que jugué en mi videoclub habitual (sí niños, antes había consolas con juegos al azar para atraer a toda la muchachada) me fue muy difícil manejar a nuestro azulado amigo.

Scribblenauts: Aún no entiendo cómo a un juego tan brillante y original le pudieron poner un control tan horroroso. Su penosidad es comparable tan sólo con el final de Lost. Incontables son las veces que he llevado a Maxwell a la muerte tan sólo por haber apuntado con el lápiz un par de milímetros más a la derecha/izquierda de donde debía. Esperemos que lo mejoren en su ya anunciada secuela.

La verdad es que no recuerdo más ejemplos, pero menos mal que os tengo a vosotros, mis queridos freaks.

Besitos.


Jueves de reflexión Vol. 43

mayo 20, 2010

Hola de nuevo, amigos del queroseno.

Jugando el otro día al frenético, entretenido y absurdo Ninja Blade me di cuenta de una cosa: los final boss de los videojuegos suelen ser repetitivos y predecibles hasta decir basta.

Normalmente nos encontramos con un número determinado de ataques con su forma de esquivarlos correspondiente. Cuando nos encontramos ante un malo final, lo primero que hacemos es ver de cuantas formas nos ataca y la manera de evitarlas. Suelen causarnos mucho daño hasta que conseguimos aprenderlos, pero una vez que le cogemos el truquillo, siempre nos adelantamos a sus movimientos.

De vez en cuando nos sorprenden con alguna forma nueva de ataque, sobre todo cuando le hemos quitado la mitad de la vida, pero no tardamos en aprenderlo y esquivarlo.

Decir también que todos estos ataques van acompañados de un aviso en plan: “cuidado, que te voy a atacar. Cúbrete no te vaya a hacer daño“. Con esto me refiero a cuando se tiran 2 minutos con el brazo levantado para darte un puñetazo o se tiran otro tanto cargando un super rayo.

Metal Gear Rex y Fortinbras son un par de ejemplos que me vienen ahora mismos a la cabeza, pero todos sabemos que hay chorropotrocientos ejemplos más.

La pregunta es, ¿nos gusta que los final boss actúen de esta forma tan mecánica o preferiríamos más IA y aleatoriedad, sabiendo que este cambio supondría un enorme incremento de dificultad para derrotarlo?

Toma pregunta larga XD.

Un besito en la punta.