Impresiones E3

junio 20, 2010

Buenas gente.

Sí, lo se. Han pasado… meses supongo, desde mi última actualización. Supongo que recuperar las viejas excusas no ayuda en nada, así que no puedo justificar mi ausencia de ninguna manera. He meditado largo y tendido sobre este blog y quizá en las próximas semanas haya cambios para bien o para mal. No he podido actualizar tan a menudo como me gustaría en estos últimos tiempos, así que me veo obligado a tomar medidas.

Sin embargo hoy no estoy aquí para hablar de eso. El E3 se terminó hace unos días y tuve la fortuna de poder ver algunas conferencias, la mayoría, vía streaming.

Mis expectativas no eran enormes sinceramente. En plena crisis (tanto económica como de creatividad y originalidad) pensé que las grandes compañías se inclinarían por las jugadas más seguras, sin presentar demasiadas sorpresas. Pero lo que me encontré fue bastante peor que eso.

Existen como dos puntos que me han decepcionado de este E3, así que vamos allá.

Cuando salió al mercado Wii, empezamos a utilizar el término “casual” hasta llegar a cotas despectivas. Hemos llegado a un punto en que hay jugadores demasiado “cool”, que se llaman propiamente “hardcore” y que echan pestes continuamente contra los jugadores “casual”. Toda esa guerra me la trae floja, la verdad.

Yo no soy un “hardcore”, ni soy “cool”, ni juego 3 horas al día a Modern Warfare. Soy una persona que aprecia los videojuegos como lo que son, un entretenimiento digital con unas bases asentadas. Puedo jugar a algo como Gears of War y a la vez saltar de alegría con anuncios como Rayman Origins o el nuevo Donkey Kong. Me gustan los videojuegos buenos. Y no me gustan los sucedáneos estúpidos.

Y con sucedáneos estúpidos me refiero a este tipo de anuncios que tanto se han propagado en el E3 del 2010. Wii Party, Kinect, Move… presentándonos un montón de juegos horribles que hasta me dan miedo. Es cierto, son un verdadero peligro.

Esto me recuerda a cuando jugabas a hundir la flota con un boli y un papel a cuadros y después llegó ¡¡Hundir la flota!! ¡¡Electrónico!! “Oh sí, ya no tendrás que hablar para decir “Tocado” o “Hundido”… ahora la máquina hará todo el trabajo por ti”. Es como esos añadidos estúpidos que no necesitamos. Somos vagos sí, ¿Pero tanto?

Caso de Wii Party. ¿Para qué desempolvar tu Party&Co, por ejemplo, y salir con los amigos? ¡No! ¡Mejor quédate en casa con un bol de panchitos mientras juegas a Wii Party con una mano, tirando los dados con el mando de la Wii!

Es ridículo… completamente ridículo… poco a poco estamos sustituyendo unos usos que son completamente contemporáneos, útiles, necesarios, positivos… por simulaciones.

Caso de Kinect, haciéndonos una presentación super-ñoña con la niña y su tigre. Es la solución perfecta para los padres que necesitan una “niñera”. No come, no bebe, no mea, no caga, tampoco ladra, tampoco enferma… ¿Qué más podemos pedir? No da un puñetero problema y cuando querramos abandonarlo solo tendremos que pulsar el botón de OFF en la consola. Bravo. El futuro está aquí.

Si mi hijo quiere un perro, un gato, un pájaro o un pez, espero poder regalárselo cuando llegue el momento. Aprender a cuidar ese animal seguramente hará que tenga unas responsabilidades. En serio. Tener una mascota es una de las mejores cosas que te pueden pasar cuando eres un crío, hacedme caso.

Cuidar unos polígonos cuando te apetece y darle por el culo cuando te llaman tus amigos no te hace más responsable, supongo.

Muchos diréis que exagero, pero poco a poco esto crece, y mientras hoy algunos juegan al mus o al trivial para pasar el rato, mañana jugarán desde el sofá a Wii Mus y Trivial PS3.

La retahíla de facilidades que han presentado este año en el E3 te deja frío. Sale un tipo diciendo que ya no tendrás que darle a Play o Stop en el mando del DVD o de la consola, ahora con decir la palabra adecuada, la consola hace el resto. ¡Gracias Microsoft, me habéis ahorrado 12 Kilocalorías!

A su vez, también puedo imaginarme como funcionará el reconocimiento por voz:

– “Xbox, apágate”
– “Formatear disco duro, ¿Desea realmente formatear disco duro?”
– “¡No!”
– “Formateando disco duro, por favor, no apague la consola”

Por no hablar de los títulos tipo Sports. No respires aire puro, no salgas al parque, no te relaciones con otros seres humanos, cómete una magdalena mientras haces esgrima, es lo mejor para ti y para ti cuerpo…

Joder, quiero salir a correr fuera. Quiero cansarme, sudar y cuando esté a mitad de camino, empiece a llover y tenga que seguir corriendo, mojarme, pisar un charco, que el viento me sople en los oídos, que la gente me mire raro al pasar con el coche y me salpiquen, que llueva más fuerte, que el viento y las gotas me golpeen… ¡Eso es deporte! Y no esta basura que nos proponen ahora, ostias. “¡Que nos estamos atocinando!” como diría el genial Emilio Duró.

¡Y lo peor es que los usos se multiplican! ¡El día de mañana podrás hacer todo lo que quieras, pero sin salir de tu casa! En fin…

Caso de UbiSoft. En mitad de la conferencia salen unos tipos disparándose como críos, haciendo el paripé. Después de destorcer el culo que se te había torcido previamente, te explican de que va la fruslería. Sale un fulano entrado en años diciéndote que es un juego de pistolitas electrónicas, con munición electrónica, targets electrónicos, localizadores electrónicos ¡y hasta una base de datos que contabiliza los puntos que has hecho!

La revolución macho, algo que hace 10 años hacía yo con mis amigos y cuatro pistolas de agua (incluso algunos globos, ¡Que originales éramos de aquella!) por cuatro duros, y bien que lo pasábamos cojones.

El invento costará ciento y tantos euros imagino. Vamos, la gloria bendita el invento, estoy esperando que lancen ya el Frisbee con contador digital de revoluciones por minuto, así como una peonza 3D con el mismo sistema y a poder ser WiFi incorporado, para poder compartir mis mejores lanzamientos con el vecino.

Llegado este punto, me detengo.

Diréis “Nadie te obliga a comprarlos/jugarlos”. Evidentemente que no, ni pienso hacerlo oye. Pero es que la industria se ha olvidado de que tú y yo existimos. No soy un jugón clamando por títulos “hardcore” hermano. Soy una persona a la que le gustan los juegos y que ve como las compañías cada vez tienden más al mercado global y totalitario, en detrimento de los verdaderos “jugones”.

No los culpo, al fin y al cabo son empresas que luchan por ganar dinero. Nunca olvidéis eso, amigos.

¿Qué espero entonces? No lucho por la creación de nuevos títulos de marines espaciales destripando marcianos, ni por soldados heroicos masacrando moros, ni por nada de eso… parece que las desarrolladoras ya cubren el cupo de los jugadores “clásicos” (o lo que ellos entienden por “clásicos”) lanzando a día de hoy ese tipo de títulos.

A mi no me convencen, la verdad. Sigo esperando la magia que había antes, el equilibrio entre historias crudas e historias preciosas, personajes duros y personajes encantadores… ¿donde ha quedado eso ya? ¿Es que ahora todo son heroicidades movidas por el odio y el homenaje a lo gore?

Por eso me alegré tanto de ver el nuevo Rayman y por eso me alegré tanto de la conferencia de Nintendo, porque mostró juegos que aun nos sorprenden, sin hablar de disparos, muertes, sangre, miembros mutilados y enemigos escupiendo bilis por la boca. Si eso es ser hardcore… entonces mal vamos.

Espero que esta tendencia no continúe durante mucho tiempo, porque a este paso, dejo de interesarme por consolas o por títulos venideros. Sabiendo a lo que aspiramos… a matar usos cotidianos y encarnar a mercenarios desalmados. En fin.

Dejo este tema y me centro en el segundo punto, espero que mucho más corto que el anterior. Me resumo: Si la industria de los videojuegos y el ocio digital factura más que la música y el cine juntos. ¿Como podemos tener esa m***** de imagen?

Y me refiero a TODO en general. Conferencias y conferenciantes, actos y actores, demostraciones en público, exposiciones, expositores, etc. Y lo que es más, ¿Como estamos tan limitados creativamente?

Son dos cosas muy diferentes, pero relacionadas hasta cierto punto.

Desde mi punto de vista es decepcionante ver una conferencia del E3, sea de la compañía que sea. Presentadores que parecen robots leyendo el teleprompter, aplausos igualmente medidos, chascarrillos sin puñetera gracia para animar al personal, datos estúpidos cada dos por tres, actitudes fuera de lugar, puñaladitas a las competidoras… horrible, horrible y horrible.

Más tristes son los numeritos que se montan a veces, como el que os comentaba anteriormente con las dichosas pistolitas de UbiSoft.

Solo había que mirar la cara de algún asistente del público pensando “¿Que coño hago aquí?” o “Por favor que nadie me vea”. Los paripés decepcionantes se suceden cada año, pero es que cada vez son más sangrantes y este año me han tocado la fibra.

En vez de ir para adelante vamos para atrás. En vez de hacer unas presentaciones dignas de una industria sólida y de confianza, hacemos ponencias cutres de instituto en las que solo faltan ganchitos al final, para que todo el mundo esté contento. ¿Como nos van a tomar en serio de esta forma?

Y lo mismo ocurre con los lanzamientos que se proponen. El E3 es una de las ocasiones más importantes para demostrar que tanto los desarrolladores como los jugadores son gente seria, madura e inteligente (que la hay eh). ¿Y que hemos hecho en estos últimos años? Enseñar una y otra vez los mismos títulos, las mismas mecánicas, usos, personajes, guiones… No salimos del paso. Todo el mundo diciendo que Japón está en una crisis creativa ¿Entonces nosotros donde estamos? ¿En la Edad de Oro?

Ahora todos pendientes de las 3D, intentando que el juego que vendía hace 5 años, ahora sea nuevo, aplicando esta tecnología. Lo siento, pero a mi no me la cuelan. La originalidad ahora mismo está muy muy muy lejos. Como decimos siempre “Todo está inventado”, pero es que no hay ni una lucha por darle una vuelta de tuerca a lo que ya existe. Es así de triste.

Apostar a lo seguro parece ser la solución. La gente compra, las compañías crecen, y la vida sigue. Por mi parte en este E3 he perdido bastante confianza en el ocio electrónico. Mi interés decrece cada día, y a este paso me veo cambiando de afición en pocos años.

Sin más que decir me despido. Espero manteneros al día con el destino del blog.

Un saludo!


Crónica de una muerte anunciada

marzo 10, 2010

Los videojuegos musicales han pasado a la historia, o eso parece.

No me malinterpretéis, siguen ahí y están generando unos beneficios respetables, pero ocurre algo ¿no os parece?

Es extraño, pero poco a poco la relevancia de los títulos de carácter musical ha ido desapareciendo tan paulatinamente que casi nadie se ha dado cuenta. Aun recuerdo cuando una de cada cinco noticias era para anunciar un nuevo juego de la franquicia, un nuevo single para descargar, un paquete con canciones, ofertas, rebajas… aquello parecía una tómbola.

Sin embargo ahora, poniendo los ojos en el futuro ¿Qué nos queda?

El género musical parece que ha sido explotado en un suspiro. Seguramente quedan muchas mecánicas o variantes por estudiar y aplicar (véase Wii Music, un fracaso) pero a simple vista no parece que la gallina de los huevos de oro vuelva a poner hasta dentro de mucho mucho tiempo.

A mi juicio es completamente normal. La saturación en los últimos 3 o 4 años ha sido para echar la pota, ya que a las dos principales franquicias como Guitar Hero y Rock Band se le han ido poco a poco multiplicando los enanos, como Dj Hero o los sucedáneos tipo: Van Halen, Metallica, The Beatles. Las infinitas versiones y reversiones, tanto oficiales como no-oficiales han sido igualmente cansinas: que si World Tour, que si ahora la batería, ahora la voz, luego el Lips, el Singstar que ahora se junta con lo otro, para Nintendo DS, para móvil… y el tema continúa, por no hablar de los capítulos y capítulos que han tenido los originales.

Si uno lo ve con perspectiva se da cuenta de lo mucho que ha durado esta moda. Las canciones son pegadizas, nos gusta llevar el ritmo, los instrumentos están chulos, pero… ¿Qué hay más allá de eso? Cualquiera que conozca Stepmanía y lo juegue con un teclado, sabrá que Guitar Hero o Rock Band no son más que ese mismo juego, pero con un “teclado” adaptado. De hecho las versiones PC clónicas de los primeros juegos musicales como Guitar Hero no tardaron en aparecer (por ejemplo Frets on Fire) y jugar a ellas era tan válido como jugar al original. A efectos no era lo mismo, ya que el periférico de plastiquete a lo guitarra guay atrae lo suyo (a mi no como podéis ver), pero el objetivo era el mismo. Acertar combinaciones de lucecitas marcando un ritmo.

Sigue pareciéndome algo tan básico y sin embargo ha absorbido a tanta gente, que ahora comprendo porque se ha desinflado el género tan fácilmente. Nos la colarán una vez, o dos, o tres… quizá trece, pero amigo, a la decimocuarta estás jodido. Por eso un alto porcentaje de los iluminados que se paparon completamente la trilogía Guitar Hero, ahora miran con recelo los títulos venideros. La inclusión de la voz o la batería le dio cierto margen a Rock Band, aportando algo “nuevo” pero ello le ha durado poco. El futuro pasa por volverse a renovar. Y si no lo hacen, pueden ir despidiéndose de uno de los sectores que en los últimos años, ha sido de los más rentables a nivel económico.

Saludos.




Padres y Videojuegos

diciembre 26, 2009

Hola gente.

Como interesado en el tema que trata este mismo blog, normalmente me paseo por bastantes páginas webs que versan sobre videojuegos y que lo enfocan desde diferentes puntos de vista.

Existe un grupo de cuatro personajes que manejan un programa que se llama 4 Player Podcast. Debaten, opinan, bromean sobre videojuegos y ante todo vician todos los días un par de horas. Su programa se emite cada noche y poco a poco han ido pillando fama gracias al humor que le echan al asunto.

Hace poco leía en su blog algunas entradas antiguas y encontré una muy interesante y en la cual coincidía completamente. Podría intentar expresarlo a mi manera, pero creo que lo mejor es que traduzca literalmente el contenido de ese post, ya que vale su peso en oro. El autor del mismo es Travis Granger y en él hablaba sobre el ejercicio de ser padre y la compatibilidad con los videojuegos. Vamos allá:

“Creo que todo el mundo se ha dado cuenta de que los niños son realmente impresionables. Cualquier cosa que hagas a su alrededor podrá forjar su visión y su opinión de la cosas, así como su personalidad y sus decisiones en un futuro. Así que, procurando evitar los errores en el crecimiento de nuestros hijos, intentamos echar mierda sobre los videojuegos, diciendo que arruinan la vida de los niños, o que quizá estos les afectarán negativamente.

Ahora ¿Qué ocurre con otro tipo de entretenimiento como los libros, la televisión, la música o los deportes? Todas estas cosas pueden utilizarse como herramientas para educar o compartir lazos con tu hijo. Leerle un libro antes de irse a la cama, ver con él Bob Esponja, enseñarle cosas de música, verlo en sus acontecimientos deportivos. Todo esto puede realizarse entre padres e hijos y dar resultados muy positivos. Además pueden realizarse igualmente aunque en ellas se den momentos de violencia, ideas molestas, etc. Quiero decir, en una serie de libros que más gusta “a los niños”, Harry Potter, ¡¡¡La gente muere!!! Y es aceptable, compartimos la experiencia con nuestros chicos y podemos explicarles cosas sobre la vida y la muerte.

Los videojuegos son otro mundo. Parece que la mayoría de los padres ignoran los beneficios que se pueden asociar a este tipo de entretenimiento. Si se usan correctamente, los videojuegos encierran tanta “energía positiva” como la que asociamos a los deportes, los libros o las películas. La única diferencia que veo es donde curiosamente encontramos la culpabilidad de los padres. Mientras que las películas son simplemente sentarse y ver, los libros sentarse y leer y la música sentarse y escuchar, los videojuegos requieren coger dos mandos y jugar mano a mano con tu hijo. Resulta cómico, los videojuegos pueden usarse para leer (RPG), para la música (Rock Band), para ser vistos evidentemente (Cualquier juego con gráficos apropiados) o incluso como herramienta para hacer ejercicio (Wii Fit, DDR). A pesar de esto, los padres siguen ignorando los beneficios y continúan forzando a sus hijos con otras opciones, en ocasiones poco apetecibles para el niño. Es fácil decir que los chicos deberían probar nuevas cosas, pero también es fácil decir que los padres deberían poner de su parte y explorar los gustos de los mismos. Un crío que encuentra la diversión en un juego no quiere sentirse obligado a practicar deporte con su padre, lo que quiere es que se siente a su lado y disfrute el juego como él. ¿Leer? No mamá, ven a doblar los personajes de Final Fantasy. ¿Qué? No quiero aprender a tocar la guitarra, prefiero que toques tú la guitarra y yo tocaré la batería en Rock Band. Seguramente ninguna de estas actividades equivaldrá a un deporte, a un libro o la música de verdad. Después de todo es un videojuego. Pero el niño no siempre quiere salir a jugar, o practicar algún instrumento. Un montón de padres fallan al no darse cuenta de esto. Lo que quieren es que su hijo ignore completamente los videojuegos, lo cual afecta de forma negativa al chaval. Haciendo caso omiso a una afición potencial, es muy fácil que el chico se sienta… no necesariamente no-querido, pero si equivocado por sus propias acciones y decisiones. Un niño no debería sentirse culpable por querer jugar a Crash Bandicoot, aunque si sus padres miran el juego con desdén, es probable que se sienta así.

Este es el plan para mi hijo.
Empezando a la edad de 6 años… Le entregaré una nueva consola por cada uno de sus cumpleaños.
Cuando cumpla seis, le daré mi Atari.
A los siete, mi Game Boy Color.
A los ocho, la Nintendo.
A los nueve, la Sega Genesis.
Y así sucesivamente. Mi hijo quizá termine odiando los videojuegos, o quizá ni le gusten. Pero eso será su propia decisión. No voy a quitárselos ni a actuar como si fueran a desviarlo de una vida normal. Voy a compartir todas las actividades con mi hijo. Me gusten o no, quiero intervenir en ellas. Lo haré. Voy a ser un buen padre. No uno que esté asustado por las nuevas tecnologías, o que esté pensando en salir a jugar fuera con su hijo continuamente.
Odio jugar al fútbol, pero maldita sea, jugaré si es lo que quiere mi hijo.
También pienso patearle el culo al Halo.”

Ojala muchos padres fueran así y ojala nosotros seamos así con nuestros hijos.

Un saludo.


Jueves de reflexión Vol.11

septiembre 30, 2009

homer loco

Saludos, mis queridos amantes del onanismo.

Bienvenidos un jueves más a vuestra ración semanal de chorradas sin interés alguno. Hoy hablaremos de nuestras manías videojueguiles: esas acciones que repetimos juego tras juego y que pocas veces nos conducen a algo productivo.

Comencemos antes de que os aburra y volváis a ver porno:

Guardar partida: es mi mayor manía sin duda alguna, y si es guardado rápido, mejor que mejor. La sensación que me entra cuando me matan y tengo que repetir tooodo desde la última vez que grabé es horrible, por eso lo paso muy mal en los juegos que basan su avance en checkpoints. En un FPS, suelo darle al guardado rápido prácticamente después de matar a cada enemigo. Tengo partidas guardadas que entre ellas sólo existen unos pocos segundos. Y no bromeo.

Cargar el arma: este mal vicio acostumbra a venir acompañado con el anterior. La secuencia suele ser la siguiente: matar enemigo, recargar arma, grabar partida.

Explorar el escenario: esta es la única manía que en alguna ocasión te da alguna sorpresa. En los RPGs es muy común explorar hasta la más recóndita cueva de la isla más jodidamente lejana, pero yo aplico esta obsesión a cualquier género. Ya puede haber una X en un mapa indicándome que el camino correcto es el A, que yo antes tengo que pasar por el B, C, D, E y… ¿cuál venía después? En fin, da igual…

Mirar cadáveres: no me miréis así, que no lo hago por morbo. Lo hago sobre todo en los alienígenas, para ver cómo son realmente, ya que cuando vienen a toda velocidad soltando babas, no te da mucho tiempo a ver lo realmente asquerosos que son.

Mover la cámara: normalmente para ver la cara que tiene el protagonista. Cuando de adolescente jugaba al Tomb Raider, no miraba la cara.

Proponerme mis propios retos: imaginaos que estáis en un FPS y de repente pensáis: “voy a disparar a ese tío en la cabeza, voy a recoger la granada que se le cae y con ella voy a cargarme a los cuatro soldados que hacen guardia”. Como se me meta en la cabeza alguna chorrada como la anteriormente mencionada, no paro hasta que no salga tal y como me he propuesto. No vale si al primer tío le doy en el cuello, o si mato a tres soldados con la granada, en vez de cuatro. O sale así, o no se avanza.

Buscar la perfección: esta manía es parecida a la anterior, pero está localizada en las sagas Phoenix Wright, Apollo Justice y Profesor Layton. Como expliqué en mi primera manía, estoy grabando cada dos por tres y gracias a ello, cuando cometo un error que me pueda quitar barra de vida o puntos, apago y cargo otra vez para hacerlo todo perfecto. Soy horrible, lo sé.

Intentar conseguir todos los logros: está claro que no siempre consigo los 1000 puntos (como mínimo) de cada juego, pero sí que lo intento. Al comprarme el nuevo ordenador, he dejado un poco de lado la Xbox 360, pero tarde o temprano volveré a engancharme a ellos.

Comprobar todas las físicas: disparando a un cadáver, chapoteando en el agua, disparando a los objetos del escenario, tirar cosas contra la pared. Es decir, hacer lo que últimamente parece que no está muy de moda antes de sacar un título: TESTEARLO.

Podría seguir durante segundos y segundos, pero creo que ya os va tocando el turno a vosotros, ¿no creéis?

¡Nos vemos en los bares!


Crisis… ¿Económica?

septiembre 27, 2009

mario_coin

Hola gente.

Tal y como está el mercado y la economía ahora mismo uno puede imaginarse el panorama venidero. Y espero equivocarme os digo.

Ante la crisis económica las compañías apuestan a lo seguro. Ahora ya no se puede arriesgar, no es hora de probar locuras, nuevas licencias, nuevos personajes, movimientos extraños… Y es lo normal.

Dirigir un desarrollo impactante y original hoy en día es casi un suicidio. Puedes dar la campanada, pero tampoco te servirá de mucho. Crearás una nueva entrada de dinero que sobreexplotar más tarde, pero si la cagas habrás perdido mucha mucha pasta.

Y no estamos para perder pasta ni mucho menos.

Sin embargo si optas por la línea continuista pisas sobre seguro. El desarrollo será mucho más fluido (incluso más barato) y las ventas están aseguradas de antemano.

Todo esto que os digo salta a la vista si nos ponemos al tanto de los últimos y los próximos lanzamientos desde hace meses.

Tekken 6, Final Fantasy XIII, Left 4 Dead 2, God of War 3, Gran Turismo 5, Forza Motorsport 3, Modern Warfare 2, Yakuza 4, Mass Effect 2, Uncharted 2, Resident Evil 6, Assassins Creed 2, Saints Row 3, Skate 3, Dead Rising 2, Silent Hill 5, Lost Planet 2, Fable 3, Bioshock 2, Mario Galaxy 2, Crackdown 2, Fight Night Round 4, Colin McRae: DiRT 2, White Knight Chronicles 2… y la lista sigue y sigue y sigue.

Algunos incluso anuncian que su licencia será una trilogía antes del primer lanzamiento. Otros plantean la historia de forma que se intuya perfectamente que habrá tres, cuatro, cinco capítulos o más.

Los DLC están a la orden del día y los videojuegos al estilo Guitar Hero, Rock Band o Singstar siguen haciendo su agosto cada 3 meses.

Por si fuera poco, ahora los bazares online de cada plataforma se llenan de refritos y reediciones que poco o nada cuestan a las compañías, pero que sin embargo bien contribuyen a llenar sus arcas de forma sencilla.

¿Nos están jodiendo? En mi opinión no, no les queda otro remedio. Ante la situación global de la economía, arriesgar es de locos. Tendremos que acostumbrarnos a secuelas, trilogías e interminables sagas durante un tiempo.

O quizá esta industria haya cambiado para siempre. Quizá se han dado cuenta de que el consumidor medio comprará “Paco 3” y al cabo de medio año pasará por caja para adquirir “Paco 4” mientras se va anunciando “Paco 5”.

Si os fijáis ahí arriba en esa enumeración, la mayoría de los juegos parten de un desarrollo estilo relámpago. Sale una entrega, se cobra el éxito y ya se prepara automáticamente la secuela. Y lo peor de todo es que la secuela es más de lo mismo.

Es la fórmula del éxito ahora mismo. ¿Pero quedará la cosa así de por vida? Y lo más importante. ¿Nos importa que las desarrolladoras se muevan de esta forma?

¿Vosotros que decís? ¿Estáis contentos disfrutando una secuela tras otra siempre que la calidad no disminuya? ¿O por el contrario empezáis a echar en falta la originalidad de antaño?

Os dejo ahí la cuestión.

Nos vemos.


Viernes histórico Vol.9

septiembre 18, 2009

metal_gear_solid_4_conceptart_PS4k7

Que hay gente.

El otro día charlaba con un compañero sobre videojuegos. Él me decía que porque no hacían una película sobre un determinado título que le encantaba y yo intentaba convencerlo de que esa película, sería una mierda.

Después de conversar un rato sobre las posibilidades que tenía aquella película ficticia de triunfar, intenté convencerlo de que un videojuego nunca podrá adaptarse a una película, como bien nos decía Toni hace unas semanas.

Sobre este tema podríamos extendernos largo y tendido pero para resumir diré que un transvase exacto de un argumento videojueguil a una pantalla es un suicidio.

Toda esta conversación se alargó y terminamos hablando sobre lo pobres que son los guiones en un videojuego. Admitíamos que la mecánica de este arte no es lo suficiente estable como para aguantar un guión realmente interesante. Concluímos pues, que aun nos quedaba mucho camino por recorrer, que la barrera de los buenos argumentos aun está por derribar en los videojuegos.

Me paré a pensar en títulos con una historia que fuese realmente destacable. La saga Metal Gear siempre me sobreviene cuando le doy vueltas al tema, aunque personalmente considero que el guión del de PSOne es el único decente dentro del arco.

Seguramente podría buscar otros ejemplos, pero hoy me gustaría recordaros la dinámica de este blog. Vuestras opiniones valen tanto como las nuestras, así que me gustaría que aportaseis ejemplos de buenos guiones en este arte.

Mi particular opinión es que la jugabilidad general de los videojuegos choca frontalmente con la narrativa. El que más se han acercado a una narrativa fluida, con ritmo, interesante y a fin de cuentas de calidad, ha sido el señor Kojima en mi opinión. En favor de esto ha tenido que sacrificar el ritmo de la jugabilidad, entrecortada por un sinfín de cut-scenes y conversaciones de códec.

Bienvenidos a los juegos cinematográficos.

Hace falta mantener un equilibrio entre la narrativa y la acción del jugador. Poco a poco nos estamos acercando a ese equilibrio, pero quien sabe, quizá ese balanceo sea imposible.

Dependiendo del género podemos encontrar diferentes formas de contar las cosas. De todas formas, todos cuentan con alguna traba particular, y lo peor de todo, una traba en general.

Ese escollo básico es que somos el protagonista, mientras que en una película somos el espectador. Eso nunca podrá superarse. La única forma de suavizar la distancia entre estas dos perspectivas sería tomar el control de diferentes personajes a lo largo de una misma historia. Aun así, no creo que se consiga demasiado el acercamiento entre disciplinas.

Es un problema sin duda.

En mi opinión Bioshock es un videojuego, que ampliado argumentalmente, podría dar lugar a una buena película. Y ojo, porque nuestro paisano Juan Carlos Fresnadillo (28 Semanas Después) ya está al mando de la producción. Veremos en que acaba.

Para vosotros ¿Qué videojuego cuenta con un gran argumento? ¿Se podría convertir esa historia en una película de calidad?

Espero vuestras respuestas.

¡Nos vemos!


Viernes histórico Vol.7

agosto 21, 2009

fallout-pipboy

Otro Viernes.

El último nos pusimos al tanto con una retahíla de términos al estilo gamer. Esa fue la parte uno, y como lo prometido es deuda, aquí está la parte dos:

Glitch

A diferencia del bug, que es un error de software, el Glitch es un error de programación y que en numerosas ocasiones no tiene porque afectar de forma negativa. A veces los jugadores pueden aprovecharse de los Glitches para obtener beneficios, como por ejemplo en el videojuego Pokémon.

Gold

Decimos que un juego ha entrado en fase Gold cuando está completamente listo y preparado para ser reproducido en serie.

Gosu

De origen coreano, esta palabra se utiliza para calificar a los jugadores más habilidosos ó fanáticos en títulos multijugador como Starcraft, Warcraft, Diablo 2 ó Counter Strike.

Hack & Slash

Es una expresión o denominación atribuida a los juegos basados en los combates cuerpo a cuerpo con armas de corto alcance. Se caracterizan generalmente por presentar una acción frenética en tercera persona y en muchas ocasiones violencia de forma explícita. Algunos ejemplos son God of War, Devil May Cry o el próximo Dante’s Inferno.

Hardcore Gamer

Existen dos formas de catalogar a los jugadores. Ya habéis visto la definición de “casual gamer” así que ahora le toca el turno a los hardcore. Un jugador de tipo hardcore suele prestarle bastante atención a los videojuegos y juega cotidianamente con gran interés y dedicación.

Hit & Run

Otro de los géneros videojueguiles. También denominados “Sandbox”, gozan por lo común de espacios abiertos y se basan en la libertad de acción para el usuario (lo cual en muchas ocasiones es motivo de controversia). En este sector se pueden encuadrar sagas como Grand Theft Auto, Driver o títulos como True Crime y Saints Row. Por lo general los protagonistas son anti-héroes.

Hype

Es un término que también se aplica al cine o a la música de igual forma. Decimos que un videojuego crea “hype” cuando los medios o la propia compañía desarrolladora generan una gran expectación sobre el mismo. Suele suceder que los videojuegos que abusan del “hype” terminan fracasando, ya que las esperanzas puestas en un título sobrepasan el resultado final del mismo. Los ejemplos se podrían contar por cientos o miles. Assassin’s Creed, Haze o Too Human son casos recientes pero uno de los más famosos ha sido el shooter Daikatana.

Jaggies

Que en español llamamos “bordes de sierra” es un defecto visual que presentan los extremos de los objetos o las sombras que arrojan estos mismos. Como podéis imaginar, la silueta de un personaje con “jaggies” se verá de forma escalonada y punteada, resultando un aspecto nada agradable. Esto suele disimularse con el filtro Anti-aliasing. Un ejemplo de jaggies puede verse en esta imagen.

Lag

Se le llama lag al retardo que se produce en ocasiones en las partidas online, provocando que el transcurso del juego sea torpe y de forma entrecortada. El lag puede producirse por muchos motivos.

Machinima

Es un término producido por la fusión de la palabra “machine” y “animation”. Una machinima es la animación hecha con videojuegos. Se utiliza el motor del propio juego para crear un vídeo, un corto o una película. Uno de los ejemplos más famosos es “Red vs Blue”, una serie de cortos creados con el motor del juego Halo. Un ejemplo.

MMORPG

Es un genero que responde a Massively Multiplayer Online Role-Playing Game. En pocas palabras, rol masivo online en donde cientos, miles o millones de personas, se dan cita para jugar. El caso más conocido es World of Warcraft.

Mod

Es una modificación realizada en mayor o menor medida a un juego. Normalmente los mods afectan al estilo gráfico del título y la mayor parte de ellos son producidos por comunidades de aficionados que los distribuyen sin ánimo de lucro. Uno de las sagas más explotadas por los modders ha sido Grand Theft Auto. Aquí por ejemplo podéis ver un Mercedes en Vice City.

Motion Blur

Es otra de las técnicas gráficas que se utilizan últimamente en los videojuegos, la cual intenta simular el desenfoque que el ojo humano percibe cuando un objeto se desplaza a gran velocidad. El término puede traducirse literalmente como Desenfoque de Movimiento. Aquí tenéis una muestra.

Newbie

Se aplica el calificativo “newbie” a un jugador novato o principiante que participa en un título, generalmente de carácter online. A diferencia de los noobs, un newbie es una persona que se molesta por aprender el funcionamiento del juego y que no molesta en absoluto a otros jugadores.

Noob

Es la calificación despectiva del novato tocapelotas que incluso se autodenomina como un experto aunque sea un principiante.

Point & Clic

Antiguamente la mayor parte de aventuras gráficas se basaban en este mecanismo. El jugador pinchaba en el lugar al que quería dirigirse el personaje o simplemente clickaba en el objeto que quería recoger. Un sistema fácil, sencillo y para toda la familia.

Popping

Es cierto que suena a palomita. El popping es un defecto gráfico por el cual los objetos aparecen por arte de magia en pantalla. Solía producirse en los juegos de los años 90, donde avanzábamos con el personaje o el vehículo y los elementos del escenario se presentaban de forma súbita en la lejanía. Los primeros juegos de la saga Gran Turismo y en general muchos de conducción se veían afectados por el popping. También títulos “free roam” como GTA3.

Port

Hablamos de un port cuando un juego existente en una plataforma pasa a desarrollarse en otra diferente. Hay infinidad de ejemplos y por lo común suelen generar debates de todo tipo ya que en muchas ocasiones los juegos no son totalmente equivalentes o se rompen los contratos de exclusividad. Es el caso de Resident Evil 4 con Gamecube y PS2, ya que una versión no tenía ni punto de comparación con la otra y se rompió el contrato estipulado con Nintendo por parte de la compañía desarrolladora Capcom.

RPG

Role-Playing Game es un género en muchas ocasiones reservados para los desarrolladores japoneses, aunque también contamos con incursiones yankis o europeas. Básicamente se trata de juegos en donde interpretamos un rol, somos el protagonista y nuestro cometido es avanzar en la historia cultivando las habilidades, cualidades, atributos y diferentes aspectos de nuestro personaje. Por lo común, el inicio presenta un personaje endeble que terminará convirtiéndose en un héroe. El ejemplo más clásico sería la saga Final Fantasy.

RTS

En un juego del tipo Real Time Strategy controlas una civilización, raza, ejército o simplemente una facción de cualquier tipo y tu deber se reduce en muchas ocasiones a destruir a otras facciones rivales. Todo ello se lleva a cabo mediante la gestión de recursos y la producción de unidades con las que cumplir nuestro cometido. La particularidad del género se encuentra en que todas estas acciones debemos realizarlas en tiempo real, así que como comprenderéis la velocidad es algo a tener en cuenta en estos juegos. Quizá el RTS más laureado haya sido Starcraft.

TBS

Turn Based Strategy es otro modo de ver los juegos de estrategia. En líneas generales contemplan una gestión mayor, brindando más posibilidades al usuario. Esto podría ser más complicado en tiempo real, sin embargo los títulos de carácter TBS se basan en turnos de partida como si se tratase de un juego de mesa (acordaros de Risk). En nuestro turno particular llevaremos a cabo todas las acciones posibles y finalmente pasaremos el testigo al próximo jugador. El objetivo final suele ser similar a los RTS, acabar con la facción o facciones rivales. El ejemplo más relevante es la saga Civilization del creativo Sid Meier.

Scroll

El término Scroll hace referencia a la dirección en la que nos desplazamos, o dicho de otra manera, la dirección en la que la pantalla se desplaza. Existen múltiples formas de Scroll, aunque lo más normal sea vertical u horizontal. Algunos ejemplos de Scroll vertical pueden ser algunos títulos de naves como Ikaruga. En el saco de Scroll horizontal se pueden meter muchos videojuegos de plataformas como el mítico Super Mario Bros.

Second Party

Otra de las denominaciones en cuanto a las desarrolladoras de videojuegos. Estas compañías contemplan cierta participación de las empresas que poseen una consola en el mercado y por ello desarrollan videojuegos exclusivamente para esa consola en cuestión, pero ello no quiere decir que pertenezcan a esa empresa. Algunos ejemplos hoy en día podrían ser Bungie en el caso de Microsoft, Insomniac Games en el caso de Sony o HAL Laboratory en el caso de Nintendo.

Shoot’em Up

Hace referencia a un género popular en los años 80 y que castellanizado podríamos denominar como “matamarcianos”, una serie de títulos en los que controlamos a una nave que dispara a diestro y siniestro contra oleadas de enemigos. Uno de los primeros bombazos de este género fue Space Invaders y posteriormente podríamos citar otros casos famosos como Gradius, R-Type o más recientemente Touhou.

Shooter

Esta palabra engloba a todos o casi todos los juegos en los que la temática principal son los disparos. Dentro del término Shooter podemos encontrar varias subdivisiones según su cámara o enfoque:

– Los FPS, ya descritos el otro día. Doom, Quake, Unreal Tournament o Halo son algunos ejemplos.

– Los Shooters en tercera persona, en donde el punto de vista del jugador cambia situándose a espaldas del protagonista. Max Payne, Gears of War, The Suffering o Army of Two entran en esta categoría.

– Run & Gun, en donde avanzamos lateralmente por un escenario mientras eliminamos a los enemigos que van apareciendo en pantalla. Metal Slug, Megaman, Contra o el reciente Shadow Complex pueden servir de ejemplo.

– Shooter sobre raíles es un subgénero muy parecido a los FPS con la particularidad de que el movimiento del personaje no es controlado por el jugador, ya que avanzamos a través de diferentes puntos ya prefijados, de ahí su nombre. La saga entera de House of the Dead o las últimas incursiones de Resident Evil en Wii pertenecen a este subgénero.

Sleeper

Aunque este término puede aplicarse a otros sectores del ocio, denominamos Sleeper a un videojuego que pasa desapercibido para un gran sector del público, pero que sin embargo atesora una calidad muy superior a la media habitual. Muchas veces se reconocen como obras maestras o grandes títulos con el paso de los meses e incluso años. A menudo son desarrollos que no cuentan con la publicidad necesaria, que no se hacen notar o que simplemente se adelantaron a su época y los usuarios no estaban preparados para jugarlos. Un ejemplo podría ser el videojuego Fahrenheit.

Speedrun

La propia palabra casi nos define su significado. Cuando alguien dice que quiere hacer un Speedrun lo que se propone es completar un juego en el menor tiempo posible, o al menos en un breve periodo de tiempo. Podeis ver un ejemplo aquí.

Survival Horror

Otro género de videojuegos. En un Survival Horror controlamos a un personaje que lucha por sobrevivir ante situaciones de terror extremo. Existen múltiples temáticas aunque la mayor parte se centran en situaciones paranormales o criaturas de carácter ficticio. A su vez también pueden enfocarse hacia la aventura y la resolución de puzzles como Silent Hill o más a la acción como Dead Space. Los mayores exponentes son la saga Resident Evil, la saga Silent Hill ya citada y también la saga Alone in the Dark, para muchos la principal razón de que hoy exista el género Survival Horror.

Third Party

Quizá el grueso de las desarrolladoras se sitúe dentro de esta denominación. Son compañías que crean juegos libremente, destinados a la plataforma que ellos mismos deseen. Activision, Capcom o Konami son algunos ejemplos.

Vaporware

Es lo que podríamos denominar como “venta de humo”. En ciertas ocasiones una empresa anuncia un juego o incluso una consola de modo que el público en general se hace a la idea de que es un proyecto en marcha, con bases sentadas y progresos realizados. Sin embargo finalmente se descubre el pastel y el anuncio en cuestión es simplemente eso, un anuncio. No cuenta con desarrollo alguno, ni progresos, ni nada de nada. Uno de los casos más recientes ha sido el título 7 Days para PS3.

Walkthrough

El término se refiere a la información que puede obtener un jugador para resolver su avance en un determinado título. Si alguna vez habéis consultado una guía porque desconocíais como eliminar aquel boss que os atormentaba, o queríais terminar de una vez aquel puñetero puzzle, sabed que eso es lo que los gringos denominan Walkthrough. Los tiempos han cambiado y ahora está muy de moda colgar este tipo de documentación en YouTube, para que así los gamers menos avispados tengan una ayudita extra.

Y hasta aquí la sesión de vocabulario. Si queréis más explicaciones sobre otros términos o diferentes aspectos del mundillo, estoy a vuestra disposición.

Nos vemos.